El globo de los hermanos Montgolfier

Blog de opinión orientado a los inconformistas. ¡¡Vivan los hermanos Montgolfier!!

Mi foto
Nombre:
Lugar: Úbeda, Jaén, Spain

En los momentos de depresión, piensa que aquella noche fuiste el espermatozoide mas veloz, el único de miles de millones que llegó a la meta. Has nacido para triunfar, puesto que triunfaste para nacer.

IBSN: 26-04-04-2002

Inglés Francés Italiano Portugués Japonés Alemán Traduzca El Globo de los Hermanos Montgolfier

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos públicas de globomontgolfier3. Crea tu propio módulo aquí.

Anteriormente

Lo último del Niño Gilipollas

Powered by Blogger

No al canon en bibliotecas

Unión de Bloggers Hispanos

BloGalaxia

The House Of Blogs, directorio de blogs

Top Blogs Spain

Top Blogs andalucia

Suscribir con Bloglines


Mi influencia
[2007]

vuelos baratos

blogs

sábado, noviembre 18, 2006

Instantes finales VII. El marino

El sol emerge llenando la clara superficie de un sinfín de coloreados y luminosos destellos. Sólo se oye el suave y eterno rumor del mar y el siseo del barco. Ante los ojos del anciano marino aparece, como una enorme ola verde, La Isla Sin Nombre. La isla ansiada y buscada, pero jamás encontrada. En su mente, su juventud, su adolescencia, su madurez y su vejez. Toda una vida ansiando el momento, y el momento llegó.

El sol, temblando temeroso, se alza en el azul esparcido del cielo y baña el viejo rostro, sus cicatrices, sus arrugas, su vejez. La verde masa de tierra se eleva poco a poco, como emergiendo en una árida llanura, transparente y luminosa. El viejo levanta las manos, los brazos, el cuerpo entero, su espíritu. Un torrente de órdenes se dispersa a su alrededor, y entonces, sólo entonces, el barco detiene su marcha. Más gritos, más órdenes. Cuerpos trabajando con precisión y rapidez, pero incansables. Y después del trabajo, silencio y esperas. El marino los mira, y ellos le miran, pero antes de que nadie piense, de la isla comienzan a brotar destellos. Un torbellino de luces, de colores, de magnificencia, surge poderoso y se alza como una eterna espiral en dirección al cielo, y de ella un enorme rostro aparece y los mira. Todos observan maravillados el prodigio. En sus corazones una fuerza comienza a expandirse e invadir todas y cada una de sus almas. No se resisten, ni gritan. Uno a uno caen muertos, pero no existe en ellos temor, ni pena, sólo placer. Placer infinito. El anciano es el último en caer. En su cara brilla una sonrisa de inmensa satisfacción. Ha muerto, sí, pero ha muerto mirando a Dios a los ojos.

Etiquetas: ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home